Que tu niña interior viva orgullosa del mujerona que eres

¿Has escuchado hablar de lo que es la niña interior? Seguro que si no es en una clase de yoga, has leído un libro o escuchado un podcast en el que se hacía referencia a este término. Pero… ¿qué es eso de la niña interior?, o mejor, ¿quién es?

 

Tu niña interior

Todas tenemos una niña interior, que nos acompaña desde que dejamos de ser niñas, hasta el día que dejamos de respirar. Muchas veces nos olvidamos de esa parte de nosotras al crecer con el ajetreo, las responsabilidades y la «seriedad» de la vida adulta. Sin embargo, esa niña sigue en tu interior, con anhelo de reír a carcajadas sin preocuparse de los demás, divertirse saltando en los charcos y disfrutar de un cálido abrazo de sus personas queridas.

 

Tu niña interior quiere jugar

 

Esa niña vive en tu interior y engloba muchos aspectos: creencias que aceptamos como verdades universales porque no conocíamos otra cosa, algunas de las heridas que nos forzaron a crear las primeras barreras y muros protección, y fórmulas con respuestas automáticas que aprendimos a utilizar de manera inconsciente.

Del mismo modo, tu niña interior también guarda tesoros fascinantes, ya que te conecta con el mundo de los sueños, te ayuda a abrir la mente y ver la vida con otros ojos y te recuerda aquello que viniste a hacer. No todas las niñas sueñan con ser princesas, ni todos los niños sueñan con ser astronautas. ¿Con qué soñabas tú? ¿Te atreves a conectar contigo?

 

 

Necesitas escucharte

Esta parte de ti necesita de tu observación y escucha. Tiene hambre de amor, compasión, conexión, seguridad, un cuerpo sano y en forma y diversión. Tu niña interior representa la parte que siente de ti. Desafortunadamente, en muchas ocasiones la voz de nuestra niña interior no es muy fuerte y es posible que no la hayas estado prestando demasiada atención. Cuando escuchas a tu corazón, estás escuchando a tu niña interior.

 

Todo el mundo ha experimentado sentimientos de tristeza, soledad y abandono a una edad muy temprana. Es probable que hayas aprendido de tus padres o gente de tu entorno que las emociones y sentimientos no deben expresarse abiertamente. Sin embargo, las emociones nos hacen humanos y necesitas ponerte en contacto con tu niña interior para experimentarlos. Date el tiempo que necesites para silenciar tu diálogo interno, tu ego o tu desconfianza y ábrete a escuchar la voz de tu niña interior.

 

Niña en meditación sintiendo sus beneficios

 

Cada vez que eliges dudar de ti, ocultarte o no cuidarte estás escuchando a tus heridas, esas creencias que te limitan y te alejan de tu felicidad y tus sueños, pero al mismo tiempo hieres a tu niña interior. Eso es porque, en realidad, no ser quien eres y no mostrar tu luz no es una acción amorosa. Es solo un comportamiento protector que te ha servido en el pasado, y que claramente no te ayuda a largo plazo. Tu niña interior todavía se siente abandonada. Por eso puede que te sientas triste, culpable y/o desanimada.

La niña interior simboliza nuestra capacidad de entrega y de amor, luego poco a poco, nos vamos haciendo mayores y empiezan los límites mentales que te dicen que «ya eres mayor» y «no puedes hacer lo que te gustaría». Pero te cuento un secreto: sí puedes. Donde hay una ilusión hay un camino 🙂

 

Sanar tu niña interior

Esta semana hemos estado trabajando con nuestra niña interior en las clases de yoga grupales que imparto online (la primera clase es gratuita, si quieres probar a fluir con nosotras) y les prometí a mis chicas un ejercicio para conectar con su niña interior.

 

Meditación para conectar

Hace unos meses grabé en directo en Instagram una meditación para conectar con tu niño interior. Te dejo aquí el enlace de esa meditación (que fueron poco más de diez minutos), por si te apetece realizarla uno de estos días y ver qué sucede al hacerlo. (Si no has meditado nunca y no tienes muy claro para qué sirven las meditaciones, en este artículo te cuento los aspectos fundamentales del arte de meditar)

 


Aviso amoroso de que es posible que caigan algunas lágrimas al realizar esta meditación. Está bien y no pasa nada. Escúchate, respira lo que venga y abrázate mucho.

 

Agarra papel y boli

 

Tu niña interior es poderosa

 

Un ejercicio muy poderoso de escritura para conectar con tu niña interior es escribirle. Sí, sí, lo que lees, escribirle a esa niña que vive en tu interior ayuda muchísimo a sanar heridas pasadas, y conectar con su esencia y energía. Si te apetece probar, agarra papel, boli, y si tienes, una foto.

Sería genial si pudieras elegir una foto tuya de tu niñez. Quizás puedes ojear álbumes antiguos y elegir una, la que más resuene contigo después de haber leído este artículo. ¿La tienes?

 

Carta a tu niña interior

Escríbete una carta. Escríbele a la niña que fuiste lo que necesitaba saber y no supo. Tú sabes cuáles son sus heridas, al igual que sabes cuáles son sus sueños. Conocer su camino, las piedras con las que se va a tropezar, sus sombras, pero también conoces sus luces. Conecta con su pureza, con su corazón, con sus ganas de ser feliz y vivir plena. ¿Qué necesita sanar? ¿Qué necesita soltar? ¿Qué necesita creer?

Escríbele con todo el cariño con el que le escribirías a tu sobrinx o a tu hijx. Permítete hablar de corazón a corazón. Comprométete con ella en cuidarla. Prométele que no está sola. Recuérdale lo especial que es y todos sus dones, invítala a dejarlos brillar y mostrarse al mundo.

 

Carta a tu niña interior. Querida...

 

Será genial si le das permisos que a lo mejor ella no sintió tener. Permiso para destacar, permiso para ser diferente, permiso para disfrutar y ser ella misma… Lo que sea. Nadie mejor que tu sabe qué necesita tu niña interior, y este es el momento perfecto para regalárselo, y al mismo tiempo, regalártelo a ti.

 

Atrévete a conectar

 

Atrévete a mirar lo que ya miraste, y descubrir lo que no viste

 

 

PD: Si todo esto te suena a cuento místico, quizá te guste descubrir que muchos autores han estudiado y tratado este tema en profundidad. Si quieres descubrir más sobre el tema, te invito a investigar sobre el trabajo de Joseph Campbell, Carl G Jung y Marion Woodman (entre otros). En sus estudios reconocieron el valor de encontrar y conectar con la imagen de nuestro yo niño, en la edad adulta.

 

¿Qué te ha parecido este artículo?

¿Te es sencillo escuchar y hacer que tu niña viva orgullosa de quién eres?

Cuéntamelo en comentarios

♥ Gracias por pasarte por aquí ♥

Deja un comentario. ¡Me encantará leerte!