Acaba de comenzar el año, y aunque reconozco que he descansado y me he permitido soltar la interminable lista de cosas pendientes por hacer, de alguna manera todavía siento que estamos todos con la manta liada a la cabeza, corriendo