Creo que a muchos nos pasa eso de que llegamos al yoga por accidente. Como por tropiezos. Algo dentro dice SÍ, y también hay otra parte que suele decir no. Quizás es porque está de moda, y todos queremos gustar,