Aprender a poner límites es uno de los básicos e imprescindibles para una sana autoestima. Es importante saber defenderte y delimitar tu territorio y necesidades para no permitir que el resto los invada. Las libertades propias acaban donde empiezan las de